Ofrenda de Vyasa Puja a Srila Prabhupada 2016

09081606nama om visnu-padaya krsna-presthaya bhu-tale
srimate bhaktivedanta-svamin iti namine
namas te sarasvate deve gaura-vani-pracarine
nirvisesa-sunyavadi-pascatya-desa-tarine

Mi muy querido Srila Prabhupada:

Todas las glorias a Su Divina Gracia en este muy auspicioso día de su Vyasa Puja. Tuve la gran fortuna de entrar en contacto con los devotos en 1968. Inspirado por su entusiasmo y cordialidad, visité en templo en Búfalo, Nueva York, un domingo, unas pocas horas antes de la fiesta. Debido a mi apariencia, muy alejada de lo brahmínico, al principio fui invitado a ayudar en la cocina, y luego de dos minutos de instrucciones sobre el protocolo para cocinar para Krsna, me encontré en la línea de montaje armando samosas. Amo cocinar, pero lo que más recuerdo acerca de aquellos días, es cuán cálidos y bondadosos eran todos. Desde ese momento, elegí refugiarme en ISKCON, y estoy muy feliz de decir que por 47 años su movimiento ha satisfecho mi corazón por completo. Hay muchas razones para ello, pero la principal es el amor compartido entre los devotos.

Mientras escribía esta ofrenda, estaba leyendo en el libro de Su Santidad Sivarama Swami, Krsna Sangati, la siguiente descripción sobre la desesperación de los cervatillos debido a la intensa separación de Krsna, luego de la partida del Señor, de Vrindavana a Mathura.

Los cervatillos, antes alegres, distraídos sin notar que el suave césped había perdido su sabor, miraban con nostalgia hacia Mathura. En su tristeza, ellos simplemente escuchaban el sonido de la flauta de Krsna.  Y si ese eco fuera a abandonar alguna vez el valle de sus oídos, ¿cómo podrían estas tímidas criaturas seguir viviendo? Sólo podrían vivir escuchando a Krsna, como lo hacían las gopis, que habían sostenido Vrindavana con su amor, como lo hacían las abejas, los pájaros y el escaso follaje, todos los cuales habían abandonado sus deberes debido al trauma por la ausencia de Krsna. Y debían vivir, pues si un diminuto insecto, una insignificante hoja de pasto, o alguno de los asociados de Krsna murieran, Krsna perecería inmediatamente con su corazón roto.

Cuán placentero es leer acerca del amor divino de Krsna por Sus devotos, y lo mucho que Él se preocupa por ellos. Y cuán igualmente placentero es para nosotros meditar en ése mismo amor que Él infundió en usted, y el cual usted derramó sobre nosotros por medio de sus tratos personales, su compasión, intimidad, preocupación por nuestro bienestar y su enorme sacrificio personal. Usted nos mostró claramente, tal como hizo el Señor en Sus pasatiempos, que Sus devotos eran más queridos para usted que su propia vida.

ISKCON ahora tiene 50 años, y aunque usted dejó este planeta luego de estar con nosotros sólo por 12 años, el legado de amor, tan dulce y estimulante, que usted nos inculcó se ha transferido de generación en generación por más de 40 años.

Vemos como su ISKCON no sólo resistió el paso del tiempo, sino que está pleno de logros maravillosos que seguramente continuarán impulsándonos hacia el futuro con una grandiosa fuerza trascendental. Estoy tan feliz de haber visitado tantos yatras en los que ISKCON se está expandiendo a un ritmo que evoca los días en que usted estaba con nosotros en persona. Aunque es impresionante ver todos los hermosos edificios que se están levantando y proyectos que se han comenzado, lo que verdaderamente me ha sobrecogido más que cualquier otra cosa, es cuántas almas de corazón puro están atrayendo sus discípulos y seguidores incondicionales. En cada lugar al que he ido, he encontrado santos, jóvenes y ancianos, decorados con una cualidad vaishnava tras otra. Su naturaleza es tal, que me hace sentir como si los hubiera conocido y amado desde siempre. Son cálidos, humildes, sinceros, alegres y entusiastas, y reflejan su modalidad de tal manera que uno no puede sino desear asociarse con estos devotos una y otra vez.

En su Upadesamrta, usted dice que este movimiento fue comenzado para facilitar los intercambios amorosos entre los devotos. Ese amor es lo que todos verdaderamente desean, y cuando los buscadores sinceros se encuentran en una atmósfera impregnada del mismo, se vuelven codiciosos, y vuelven una y otra vez en busca de más. Ese es el ISKCON por el que usted dio todo y con el cual nos refugió. Es un don de por vida, el mundo espiritual en la tierra, y la única esperanza para las almas solitarias, alienadas,
desafortunadas, de esta oscura era. Usted lo concedió a todos, y continúa haciéndolo, al tiempo que su potencia trascendental fluye como un río de néctar que, tal como se predijo, continuará elevándose e inundando cada pueblo y aldea de este mundo.

A pesar de toda la inspiración que usted me otorgó por medio de sus devotos de corazón puro, por mucho tiempo he sido consciente de mi poca disposición a seguir sus pasos con entusiasmo.

Por eso le ruego, Srila Prabhupada, que por favor continúe proyectando su mirada misericordiosa sobre mí, para que en alguna vida, este aspirante a bhakta pueda aprovechar apropiadamente su cofre de buena fortuna. Hasta entonces, continuaré orando para verme libre de la envidia, la lujuria y el letargo que han bloqueado mi sendero. En ese día glorioso, sabré verdaderamente lo que significa haberme unido a su movimiento para la conciencia de Krsna.

Su agradecido sirviente,

Gunagrahi das.

Poema para Srila Prabhupada, por Gandhari devi dasi de Buenos Aires, Argentina

descargaComo muchos de ustedes saben me siento inspirado por la buena poesía  consciente de Krsna, ya que resalta nuestros sentimientos espirituales. Este es uno de esos poemas escrito por mi discípula Gandhari devi dasi como ofrenda a Srila Prabhupada en el día de su Vyasa Puja

GdG

 

 

Querido Srila Prabhupada:

En el dia de su aparicion estas son las palabras de una aspirante a servirlo en su mision,

la vida va pasando,
cosas suceden,
personas llegan, algunas para quedarse
otras solo para pasar,
otras tantas para no volver,
definitivamente ud en mi vida llego para quedarse,
mostrarme tantas cosas,
descubrir verdades eternas,
hechos profundos y personas tan significativas,
libros sagrados, mostrando la belleza en si misma. el sentido y significado de la vida.
no alcanzan y no alcanzaran nunca las palabras para agradecer su presencia en mi vida
agradecer, agradecer y agradecer. eso se demuestra con hechos, verdad?
que lo poco que pueda yo hacer sea de su agrado,
que mis rondas sean para ud,
que mi lectura pueda ofrecersela a ud,
que mis pensamientos hacia las deidades pueda ofrecerselos a ud.
una vez mas en el dia de su aparicion
que mis palabras sean las de una aspirante a servirlo en Su mision

Gandhari devi dasi (Argentina)

Ofrenda a Srila Prabhupada 2008

prabhupadaMuy querido Srila Prabhupada,

Por favor acepte mis humildes reverencias a sus pies de loto.

La Reina Kunti oró, “Yo quiero que todas esas calamidades ocurran una y otra vez, de modo que podamos verte una y otra vez, pues verte a Ti significa que ya no veremos más los reiterados nacimientos y muertes.” (Srimad Bhagavatam 1.8.25)

No soy lo suficientemente exaltado como para estar pidiendo calamidades en el transcurso de mi servicio, pero cuando las miserias me suceden pienso en las intensas batallas que usted ha tenido que enfrentar mientras predicaba y cómo las ganó, y de esta manera recibo la fuerza para seguir adelante.

De modo que predicar siempre es difícil. “Como he dicho repetidamente. No puedes tomar la prédica de una manera fácil de llevar. En la prédica debe haber lucha” (Caminata matutina, 12 de diciembre de 1973).

Para este humilde ser, la guerra ha tomado lugar no solo en el exterior, sino también dentro con mi contaminada consciencia, y eso es más difícil de tener en cuenta que cualquier otro impedimento externo que tuviera que enfrentar. Pero tomando refugio en sus palabras y ejemplo de humildad, una y otra vez usted me ha salvado de ser vencido por mi insidioso ego falso.

Recientemente me hicieron recordar a Su Divina Gracia mientras leía el Caitanya-caritamrta: “Ofrezco innumerables reverencias a los pies de loto de Sri Nityananda Prabhu, que es tan bondadoso que propagó el servicio de Sri Caitanya Mahaprabhu por todo el mundo” (Sri Caitania-caritamrta, Madhya Lila 1.26).

Prabhupada, usted está eternamente al lado de Nityananda Prabhu. Por lo tanto sabemos cuánto están los acaryas previos ofreciéndole sus innumerables reverencias a usted también. Usted es Su general quién ha conquistado cada uno de los obstáculos de maya para volverse el más glorioso predicador de los tiempos modernos. Y usted está liderando un ejército de seguidores dedicados quienes nunca dejarán de luchar en su nombre. Estoy muy orgulloso de ser un insignificante miembro de ese ejército y oro para que pueda marchar eternamente, tanto en la victoria como en la derrota, en la felicidad como en la aflicción, en el placer como en la pena, en el honor como en el deshonor, por permitirme ser sostenido única y exclusivamente por el polvo de sus pies de loto.

Su indigno sirviente,

Gunagrahi das Goswami

Ofrenda a Srila Prabhupada 2015

SP-043-Prabhupada-on-Vyasana-folded-handsMi muy querido Srila Prabhupada,

Por favor acepte mis reverencias postradas a sus pies de loto.

Escribo esta ofrenda para Ud., sentado en mi escritorio de su templo en Buenos Aires, Argentina. Aunque el significado de “Buenos Aires” en inglés es “Good Airs,” el aire no es para nada muy bueno, ni el agua, la economía, el nivel de crímenes, la educación, los líderes, o la fibra moral de la gente. A menudo escucho al público decir que  a ellos les gustaría mudarse lejos de Argentina, si tan solo tuviesen el dinero y me han preguntado aquí, muchas veces, qué me hizo escoger el renunciar a mi residencia en Estados Unidos, donde, dicen que, todo es mucho mejor. Mi respuesta para ellos es una muy simple: Para mí “mucho mejor” significa estar donde mi Corazón reside—con  mi maestro espiritual—quien me da todo lo que alguna vez necesitaré para ser feliz en este mundo y quien está presente donde sea que estoy haciendo lo mejor posible,  para servir su misión. Mi vida junto a ti, Prabhupada, es gloriosa, y yo no podría ni querría vivir sin el amparo de su servicio, incluso si se me ofreciera toda la opulencia y el confort de la tierra. En este espíritu, le presento a Ud. Este poema:

 

Cielo o Infierno

A veces a mi mente acuden pensamientos del pasado

Por poco me derrumban, pero nunca he encontrado

Verdadero sentido y agrado en esas memorias,

Por ello no siento deseo por aquellas historias.

Antaño mis días trajeron ilusorio placer,

Pero ya a nada saben, a la luz de la riqueza

Que es el Santo Nombre y todo lo que deja;

En el corazón, amor. Paz para mi ser.

Conocimiento, fe y devoción hacia Usted,

Profunda transición de lo que una vez fue.

Algunos se concentran en los placeres de la vida

Y ciegos ignoran la lucha combativa

Que vendrá con la vejez y enfermedad

Tornando placer en dolor, destrucción sin piedad.

Así, cuando veo la oportunidad de librarme

De algunas incomodidades, trato de enfrentarme

Al precio que esta elección para mí tendría,

Si este fuese menor dedicación, jamás aceptaría.

Pues cambiar mi vida por una de mayor facilidad,

Justo no es la opción que le daria más felicidad.

Servir Sus Pies y el Santo Nombre,

En cielo o infierno, da lo mismo a este hombre.

Su inmerecido discípulo,

Gunagrahi das Goswami.

 

Ofrenda a Srila Prabhupada 2007

prab-huge-smileMuy querido Srila Prabhupada,

Por favor acepte mis humildes reverencias al polvo de sus divinos pies de loto.

Ha sido aceptado entre los Vaisnavas que usted ha logrado en este mundo lo que sólo un saktyavesa avatara podría haber logrado. De hecho, millones de personas saben de su prédica y escritura sin igual, e incluso aquellos que no son krishna-bhaktas están apreciando todo lo que usted ha hecho. Sin embargo, cuando sus seguidores meditan en sus glorias, a menudo no son esos grandes logros los que vienen sus mentes, sino sus simples y adorables cualidades y sus pasatiempos íntimos con nosotros son los que más atraen y que hace que se gane nuestro cariño.

Hoy estaba meditando en una de sus adorables cualidades: su sonrisa trascendental.

Usted me ha bendecido en una ocasión muy especial, y se ha convertido en un aspecto integral de mi meditación.

Cuando estaba sirviendo en Los Ángeles en 1973, fui muy afortunado de tener su darshan y escuchar sus clases todos los días. La atmósfera del templo estaba sobrecargada con su presencia. Recuerdo como cada mañana a las 6 am, justo antes que usted saliera a caminar, todos los devotos se ponían en línea a los pies de la escalera que llevaba a su apartamento. Todos cantábamos con gran expectativa, aguardando por ese placer supremamente deleitable de tener el primer darshan de usted del día. Cuando la puerta de su departamento finalmente se abría, ahí estaba usted, parado mirando hacia abajo a nosotros con esa incomparable sonrisa que siempre iluminaba nuestros corazones y nuestras vidas como nada lo había hecho antes. Nos llenaba con su amor y aprobación. Nos decía que estaba contento con nosotros. Y nos daba la seguridad de que a pesar de todas nuestras ofensas nos aceptaba incondicional y eternamente como sus hijos e hijas.

Back to Godhead - Volume 11, Number 0304 - 1976También medito en una famosa foto de Su divina Gracia realizando el primer arati para Sri Sri Krishna-Balarama en la gran inauguración en Vrindavan en 1975. Tuve la gran fortuna de estar presente en ese preciado evento. El salón del templo estaba completamente lleno de devotos e invitados ese día, todos nosotros preparándonos para atestiguar la trascendental ocasión del primer arati de Sus Señorías. Justo al mediodía, de alguna manera fui empujado justo frente al altar de Krishna y Balarama. Pronto sonó la caracola, y luego vino el impresionante darshan de Krishna y Balarama junto con su pujari, quien, para mi sorpresa, no era otro que Su Divina Gracia mismo. Para mí esto fue la bendición y la perfección para los ojos. Nunca antes había visto tal combinación trascendental. Y para hacer esta perfecta visión aún más completa, cuando se volvió para ofrecer el abanico de pavo real a los devotos, usted estaba brillando de felicidad, su sonrisa trascendental otra vez iluminando el mundo. Ese fue el momento exacto cuando esa famosa foto fue tomada, conmemorando perfectamente ese maravilloso día y atrapando su extático humor en la historia. Finalmente alcanzó su largamente anhelada meta de establecer el servicio de su querido Señor en Su eterno hogar en Vrindavan y proveyendo a todos sus seguidores acceso directo a Sus divinos pies de loto.  Luego de años de intensa devoción y trabajo duro, usted había visto a sus Señorías llegar con todo Su esplendor para recibir personalmente todo su amor. Su sonrisa era la personificación de ese amor y representaba los frutos de sus incontables esfuerzos para complacerlos.

Cuando estaba ofreciendo el desayuno a su imagen esta mañana, disfruté de otra de sus todas atractivas sonrisas y estaba recordando cuan querida es esta foto para mí. Fue tomada en 1975, al aire libre mientras estaba sentado en su Vyasasana, cuando bendijo el yatra de San Diego con sus toda atractivas sonrisas y estaba recordando cuan querida es esta foto para mí. Fue una maratón organizar ambos, su llegada y el festival simultáneamente. Y porque yo estaba a cargo del templo, fue un gran desafío para mí – tanto es así que durante su estancia casi no podía seguir la pista de todas las ofensas que estaban cometiendo. Sintiéndome avergonzado de mi incompetencia, cada vez que lo miraba no veía otra cosa que descontento en su cara.  Poco después le estaba mostrando las fotos del evento, y yo estaba sorprendido de lo que vi: en todas y cada una de las fotos usted estaba sonriendo con gran satisfacción. Para mí era como si fueran fotos de un festival diferente, uno en el que no tuve oportunidad de defraudarlo. Me di cuenta de cuan misericordioso, tolerante y trascendental es usted –como, a pesar de tanta ineptitud, y contrario a mi errada visión de cómo usted había estado viendo las cosas, usted era capaz de apreciar verdaderamente todos nuestros esfuerzos fallidos y disfrutar con gran placer el escaso servicio que le ofrecimos. Una vez más su sonrisa dijo todo, y vive conmigo diariamente donde sea que yo tropiece y busque su aliento y apoyo.

También estoy recordando con gran felicidad cuando en sus darshanas, sus caminatas, y en sus clases usted sonreía, hacia chistes, y reía. En esos momentos absolutamente todos en su presencia sonreían y reían con usted. Su humor era de hecho muy gracioso, y además, su modo de expresarlo manifestaba otro tipo de alegría, una felicidad íntima, y también una valentía y entendimiento de la vida que nos traía más dentro suyo y nos permitía trascender el sufrimiento de este miserable y peligroso mundo. Su realizada sonrisa nos iluminaba, nos protegía, y nos confortaba. Es justo lo que necesitábamos y que aun necesitamos para continuar.

En el Srimad Bhagavatam (3.28.32) el Señor Kapiladeva dice:

“El yogi debe meditar también en la sonrisa llena de benevolencia del Señor Sri Hari. Para todos los que se postran ante Él, esa sonrisa seca el océano de lágrimas causadas por el intenso dolor.”

Oro para que pueda inclinarme más y más abajo ante usted, Srila Prabhupada, vida tras vida. Su benevolente sonrisa, tal como la del Señor, está secando milagrosamente mi ociando de lágrimas creado por vidas de pecado. No tengo esperanzas de salvación, y ciertamente no la merezco, pero usted repentinamente, sin causa e incesantemente me arrancó de mi miseria y me mostró toda la buena fortuna sobre mí. Su alegre asociación ha demostrado ser contagiosa, porque por primera vez desde que vine a este mundo material estoy aprendiendo lo que realmente significa sonreír, y ciertamente no hay bendición más grande que esta. Usted está revelando la eternamente dichosa naturaleza de los devotos. Nos ha liberado para cantar y bailar en felicidad trascendental por todo alrededor del planeta. De hecho, usted esta liberado a todo el planeta con su extático sankirtana de los santos nombres. ¡Todas las glorias a usted, Srila Prabhupada! ¡Que su sonrisa ilumine el mundo!

Su insignificante, indigno sirviente,

Gunagrahi das Goswami

¡Que Gran Fortuna!

IMG_0777

Qué gran fortuna fue para mi haber sido capaz de sentarme a los pies de loto de Srila Prabhupada y oírle hablar!

GdG

 

 

 

guru-mukha-padma-vakya, cittete koriya aikya,
ar na koriho mane asa
sri-guru-carane rati, ei se uttama-gati,
je prasade pure sarv asa

Mi único deseo es tener mi conciencia purificada por las palabras que emanan de su boca de loto. El apego a sus pies de loto es la perfección que satisface todos los deseos.

 

Ofrenda de Vyasa Puja a Srila Prabhupada 2006

srila-prabhupada-smileQueridísimo Srila Prabhupada,

Por favor acepte mis humildes reverencias a la refrescante sombra de sus pies de loto.

En este día tan auspicioso, este alma que lucha ruega a sus pies de loto para ser empoderada. Es cierto que por su gracia la prédica en nuestro yatra ha ido en aumento. Tenemos más edificios, más programas, más devotos, más reconocimiento público y más posibilidades. Todo eso es muy vivificante para nosotros. Al mismo tiempo, estamos viendo ahora cuánto nos falta, cuán lejos tenemos que ir para ser realmente eficaces en su servicio. Usted siempre hizo que pareciera tan fácil, Srila Prabhupada. A pesar de un
creciente número de discípulos y más y más templos, fama, dinero y éxito en todos los aspectos, usted aún así se mantuvo humilde y fijo en conciencia. Nunca quedó atrapado por las trampas de Maya. Su única felicidad y satisfacción venían de cantar y predicar las glorias del Señor. Usted veía todo de una manera clara y sencilla y nunca se enredó en las complejidades de la vida condicionada. Siempre sabía exactamente qué hacer y cuándo hacerlo. Usted ha dicho las cosas correctas en el momento adecuado y de la manera correcta. Al acercarme a la edad en que usted tomó sannyasa, no puedo dejar de compararme con usted y darme cuenta de cuánto más necesito tu ayuda para llevar a cabo en esta vida, incluso un pequeño fragmento, infinitesimal de lo que ha hecho usted en todo el mundo en tan sólo doce cortos anos. Por lo tanto, en este tan auspicioso aniversario de su divina aparición, le ofrezco esta oración de súplica a sus pies de loto:

Le oro por la pureza de dirigir con transparencia.
Oro por el poder de afectar a otros con sus palabras.
Oro por el entendimiento para dar una orientación adecuada.
Oro por la fuerza continua para mantener mis votos.
Oro por el entusiasmo de inspirar.
Oro para empaparme con su visión de prédica.
Oro por el corazón para amar.
Oro por la humildad para ver todos mis defectos.
Oro por el valor para renunciar a mi orgullo.
Oro por la sabiduría para tomar las decisiones correctas.
Oro por la sensibilidad para responder bien a las necesidades de los demás.
Oro por el humor para alivianar el día.
Oro por la ecuanimidad para castigar con afecto.
Oro por la blandura de corazón para perdonar.
Oro para no ser afectado por asociación mundana.
Oro por disciplina para regular mi vida.
Oro por palabras dulces para comunicar mis sentimientos.
Oro para apreciar el servicio sincero de otros.
Oro para absorberme más en las escrituras.
Oro para amar más a Krishna cada día.
Oro para recibir su sonrisa de aprobación.
Oro para ver sólo lo bueno en todos.
Oro para que la vejez y la enfermedad no me estorben.
Oro por el valor para enfrentar inminente muerte.
Y, por último, oro para recordar siempre que no soy absolutamente nada más
que su humilde sirviente.

Mi petición fue bastante larga. Pero aunque he pedido muchas cosas para mí, mi sincero deseo es utilizarlo todo sólo para usted. Usted es el depósito y dador de todo lo que es maravilloso, todas esas cualidades sublimes que lo han hecho la más grande de las personalidades y que han permitido que aquellos apoderados por usted sean los portadores de la antorcha de su legado glorioso.

Estoy lejos de ser sincero, lejos de estar calificado para ser miembro de sus más altas jerarquías. Yo soy un ofensor que no ha estado haciendo mucho para liberarse del lodo de esta era. Pero aún así usted me ha mantenido en su servicio, y por esto estoy eternamente agradecido. Por favor acepte esta pobre ofrenda como una petición para poder mejorarme a mí mismo de la única manera posible – refugiándome en sus divinos, refrescantes e inconcebiblemente potentes pies de loto.

Orando para nunca dejar de llorar por su misericordia, sigo siendo…

Su insignificante sirviente,

Gunagrahi Dasa Gosvami.

OFRENDA DE VYASA PUJA A SRILA PRABHUPADA 2001

Nitai2

En honor a la aparición del Señor Nityananda, la ofrenda de Vyasa Puja de Gunagrahi das Goswami  a Srila Prabhupada del 2001 es posteada nuevamente, porque muestra la divina conexión trascendental entre el Señor Nityananda y Srila Prabhupada.

Muy querido Srila Prabhupada,

Por favor acepte mis reverencias postradas en el polvo de sus pies de loto en este muy auspicioso aniversario de su divina aparición en este mundo.

Antes que usted viniera a nosotros en los ´60, Srila Prabhupada, “Paz y Amor” era nuestro lema y nuestra meta; pero a pesar que cantábamos acerca de la paz y del amor todo el tiempo, nadie sabía qué significaban esas palabras realmente. Pensábamos que “paz y amor” debía ser algo así como “no más guerra”, “no más molestias”, y un montón de “placeres superiores” y alegrías efímeras. A pesar de toda la fanfarria externa, sin embargo, la realidad era que estábamos completamente miserables y confundidos en nuestro interior. No estábamos encontrando ni paz ni amor.

Entonces usted apareció en escena, Srila Prabhupada, y comenzó a cantar su canción de paz y amor: usted cantó nitai pada-kamala, koti-candra susitala.

Si tomamos refugio en Nityananda Prabhu, entonces tenemos paz… Al igual que durante el día, especialmente en la temporada de verano, nos volvemos muy exasperados. Pero a la noche, por la tarde, tan pronto como hay luz de Luna nos volvemos muy satisfechos… El mundo entero está sufriendo, pero si quieres la paz, entonces toma refugio en Nityananda Prabhu [Clase, Bhubaneswar, 2 de febrero 1977].

Usted no sólo habló de la paz alcanzada a través del refugio en el Señor Nityananda, Srila Prabhupada, sino que además la emanó personalmente. Y amorosamente nos mostró a través de su sankirtana de los Santos Nombres como podríamos alcanzarla nosotros también. ¡Por fin el verdadero mensaje de paz y amor había llegado! ¡Era un alivio de varias vidas! No era para nada lo que habíamos esperado, pero era sin duda lo que queríamos. Y usted nos lo dio libremente, vertiéndolo en nuestros corazones, creando en nosotros un gusto genuino para amar y servir a Krishna. Le costó “litros de sangre”, como usted dijo, para hacerlo. Pero tal como el Señor Nityananda derramó sangre para salvar a Jagai y Madhai, usted estaba dispuesto a hacer lo mismo por nosotros.

Durante los doce años que estuvo con nosotros, usted continuó sumergiéndose plenamente en la trascendental modalidad amorosa del Señor Nityananda. Y porque usted quería que nosotros buceáramos profundamente en ese estado de ánimo, usted nunca se cansó de predicarlo:

Siguiendo Sus pasos, usted puede acercarse a Nityananda Prabhu. Nityananda Prabhu se acercó a Jagai y Madhai a riesgo de ser personalmente herido, y aún así, Él los liberó definitivamente. El mundo está lleno de Jagais y Madhais; borrachos, mujeriegos, consumidores de carne y apostadores, y tenemos que acercarnos a ellos a riesgo de insultos, lesiones y otras recompensas similares. Hacer frente a tales condiciones contrarias de la vida y sufrir lo que los resultados de estas acciones es considerada la mayor penitencia y austeridad en materia de avance espiritual de la vida [Carta a Gajendra dasa, 27 de enero de 1970].

Este es Nityananda. Nityananda-vamsa significa quién asume el riesgo de la predica, él se puede afirmar Nityananda- vamsa. No es fácil de llevar. El trabajo de predica no es fácil de llevar. Hay muchas dificultades [Clase, Vrndavana, 16 de octubre de 1972].

Usted tiene que tomarse esta molestia. En base a este principio, a la edad de setenta años, me tomé toda la molestia – “Está bien”. Los otros amigos estaban pensando “Este hombre va a morir y él sale a predicar” (risas). Dijeron así. “Está bien. Voy a morir, voy a morir por la causa de Krsna” [Conversación, Bhubaneswar, 23 de enero de 1977].

Si yo no hubiera ofrecido conferencias, ¿cómo habrían llegado ustedes? En la medida de lo posible estoy cuidando de mi salud, pero el servicio de Krishna debe ser ejecutado, aun a riesgo de la propia vida. La entidad viviente tiene millones de oportunidades de obtener algún tipo de cuerpo, pero apenas tiene la oportunidad de servir a Krishna. El servicio de Krishna debe ser ejecutado contra todo riesgo [Carta a Madhusudana dasa, 1968].

Cuando usted va a predicar, ya sabe que los predicadores a veces son atacados. Al igual que Nityananda Prabhu fue atacado por Jagai-Madhai… Por lo tanto Krishna dice: “Estos trabajadores de campo que se dedican a predicar este Bhagavad-gita tal como es son muy, muy queridos por Mí”. Por lo tanto, si queremos agradar a Krishna tenemos que tomar este riesgo. Krishna, el guru. Mi maestro espiritual tomó este riesgo, el trabajo de predica, y él nos inspiró también para ejecutar este trabajo de predica. Y estamos implorando que ustedes también asuman este trabajo de prédica [Clase, Nueva Vrindavan, 24 de mayo de 1969].

Usted nos está implorando, Srila Prabhupada. ¿Cómo podemos negarnos después de todo lo que usted ha sacrificado por nosotros? El poder de su amor hace imposible que podamos rechazarlo. Y ese poder me obliga a seguir adelante a pesar de todos los dolores y las seducciones que aparecen. Nadie más podría haber realizado semejante milagro en esta alma pecaminosa. Estoy seguro que esa es la razón por la cual Krsna tan misericordiosamente le envió, pues como el Señor Nityananda debía ser quien salvara a Jagai y Madhai, sólo usted podría haberme salvado a mí.

En este día de su aparición divina, Srila Prabhupada, mi oración es que yo no permanezca por debajo de Jagai y Madhai, quienes, a diferencia de mí, aceptaron totalmente el refrescante refugio de los pies de loto del Señor Nityananda. Rezo para que un día pueda aceptar su mensaje en corazón y alma y por lo tanto recibir también el pleno refugio del Señor Nityananda. Entonces, por fin, voy a entender el verdadero significado de “Paz y Amor”.

Su sirviente más indigno,

Gunagrahi das Goswami.

Maravilloso día ayer aquí en Govardhan! Cientos de devotos vinieron a los festejos

IMG_0050Alimentando a Syama luego de ofrecerle puja. Ella es nuestra más vieja y dulce vaca en el Ashram.

IMG_0065

Annakuta, el gran festival de ofrecer una montaña de comida a Sri Govardhan.

IMG_0072

Aunque he estado siguiendo mi dieta en forma muy estricta, no me pude resistir de honrar solo una samosa en este día tan auspicioso :)
GdG

 

OFRENDA DE VYASA PUJA A SRILA PRABHUPADA 2014

First-time-Tompkins-Sqnama om vishnu-padaya krishna-preshthaya bhu-tale
srimate bhaktivedanta-svamin iti namine

namas te sarasvate deve gaura-vani-pracarine
nirvisesha-sunyavadi-pascatya-desa-tarine

Mi querido Srila Prabhupada:

El año pasado me vi obligado a renunciar, por seis meses, a mi servicio normal de viajar en nombre de Su Divina Gracia con el fin de asistir a mi cuerpo enfermo. Para hacer esto se me facilitaron condiciones ideales para el cuidado de la salud con un alojamiento ideal, en un clima ideal, a sólo una cuadra de una playa ideal en la que podía cantar, hacer ejercicio y respirar el aire más fresco y revitalizante. Estaba tan feliz de tener finalmente esta oportunidad tan necesaria para restaurar mi salud, que todos los días agradecía a Krishna por otorgarme Su misericordia.

A medida que yo mejoraba gradualmente, la satisfacción que esto me producía se empañaba paulatinamente con la tristeza de saber que pronto tendría que dejar la comodidad de mi paraíso para el cuidado de la salud. Entonces recordé una carta de su Divina Gracia le había escrito a mi hermano espiritual Madhusudhana Prabhu en 1968. Usted se estaba recuperando de un derrame cerebral, estaba débil y se cansaba fácilmente. Madhusudhana había oído que dar una conferencia aumentaría su fatiga, por eso, para beneficiar su recuperación, él le escribió pidiéndole que por favor no dé la clase. Su respuesta, la cual incluyo aquí, fue contundente y clara, explicando su punto de vista con respecto a su salud y su importancia en relación con su prédica y su misión:

“Mi querido muchacho, dar una conferencia para Krishna no tiene nada que ver con este cuerpo. Si no hubiera dado conferencias, ¿cómo te habrías acercado? Por eso, en la medida de lo posible, estoy cuidando de mi salud pero el servicio a Krishna debe ser ejecutado incluso a riesgo de la vida. La entidad viviente recibe millones de oportunidades para conseguir un tipo de cuerpo determinado, pero rara vez obtiene la oportunidad de servir a Krishna. El servicio de Krishna debe ejecutarse a toda costa, pero no te preocupes; estoy cuidando de mi salud con la ayuda de Gaurasundara. Espero que te encuentres bien.”

Esa carta me conmovió, como seguramente conmovería a tantos otros devotos cuyas vidas se centran en viajar y difundir la Conciencia de Krishna. A medida de que los que estamos en esa posición envejecemos y las dificultades del cuerpo aumentan, a menudo nos enfrentamos con la decisión de si debiéramos viajar o no, y si lo hacemos, cuánto y hasta qué punto. Es difícil mantener el equilibrio porque por un lado, usted generalmente hace hincapié en darle mucha importancia a nuestra salud, como usted lo hizo con la suya, y por el otro usted habla, como lo hizo aquí, de darle una gran importancia a una prioridad adicional.

Si observamos el período de tiempo en el cual nos honró con su presencia, es obvio que usted a menudo sacrificó su bienestar físico para dar Conciencia de Krishna a sus seguidores y al mundo entero, ya que no hacerlo no hubiera servido su a su misión principal en esta tierra o a la meta, como usted mencionó en su carta, de esta única forma humana de la vida. Usted sabía que el viaje en el Jaladhuta lo pondría en peligro, pero usted lo tomó de todos modos. Usted sufrió dos ataques cardíacos durante su viaje, pero perseveró al bajarse del barco. Su corazón le estaba fallando de nuevo en 1967, pero tan pronto como pudo, comenzó a viajar de nuevo para continuar su misión.

Estas acciones continuaron mientras su delicado estado de salud amenazaba con impedir su misión. Y usted continuó perseverando y sirviendo hasta los últimos momentos de su vida. Usted podría haber tratado de prolongar su vida dejando de viajar y estableciéndose en un lugar que beneficie su salud con atención de primera clase. Usted podría haber vivido incluso más tiempo si nunca hubiera dejado Vrindavana en el primer lugar. Pero ¿qué habría sido de nosotros y de la orden recibida de su Guru Maharaja? Por eso, cuando usted estaba muy enfermo en 1967, pero también implacable en el deseo de servir a la misión de Srila Bhaktisiddhanta, le dijo a sus discípulos “Ustedes deben orar a Krishna diciéndole que mi maestro espiritual no ha completado su trabajo todavía, y que por favor lo deje que termine.”

Usted nos ha dicho que una vida tranquila y la Conciencia de Krsna no son muy compatibles. Ahora que casi tengo la edad de su Divina Gracia cuando partió de Vrndavana con destino al Occidente, veo la verdad ineludible de que, incluso si yo quisiera tener una vida fácil, este cuerpo no me lo permitirá. Y tampoco me lo permitirían mi mente y mi corazón, porque usted ha establecido su residencia en ellos y ha hecho el optar por una vana comodidad a cambio del refugio de sus pies de loto algo imposible considerar, incluso si mantener ese refugio significa tener que arrastrar este cuerpo material por todo el mundo – tal como usted  lo hizo – para servirlo.

Su inmerecido y agradecido sirviente,

Gunagrahi das Goswami