El Espejo de Radharani

radha_bana_bihari Tal como prometí en mi post anterior, aquí hay una descripción del dulce pasatiempo que representan las Govardhana silas – Radha Bana Bihari- en el centro de la pintura enmarcada en mi altar. En este post también incluí una foto más grande de estas deidades adorables, que son las deidades que presiden Kusuma Sarovara y son cuidadas maravillosamente por una linda pareja de ISKCON. Cuando mediten en la foto, por favor no dejen de notar el espejo de Radharani abajo a la derecha.

El pasatiempo:

Un día, Krsna se acercó a las gopis que recogían flores en Kusum Sarovara e intentó que dejaran de hacerlo proclamando falsamente su derecho de propiedad sobre el área. Incluso amenazó con encarcelarlas. Las gopis lo regañaron y derrotaron con argumentos. Aunque las gopis querían castigarlo atándolo y arrojándolo a la cárcel, Radharani, amable reina como era, lo sentenció a la tarea arreglar su pelo enredado. Él aceptó la sentencia, reunió todos los elementos y parafernalia necesarios y se puso a la tarea. Debajo hay un extracto del Nava Vraja Mahima, volumen 3, que continúa con la descripción de este pasatiempo:
radha_mirror“Al completar su trabajo, Krsna se paró frente a Rasha y orgullosamente declaró: “Ahora está terminado”. Radhika lanzó una curiosa mirada a Sus amigas y dijo: “Muy bien, veamos en fruto de Tu labor”.
Mientras Radha se miraba en el espejo, Krsna caminó por detrás de Ella para espiar por encima de Su hombro. También las gopis se reunían. El primer impulso de Radha, sin embargo, fue mirar el reflejo de Krsna, no el Suyo propio.
Como un sediento pájaro cakora, Ella bebió los rayos de Su rostro de luna, ahora más hermoso debido a los signos de Su labor. Finalmente, Sus ojos se encontraron y Él le imploró: “¡Querida! ¿Qué piensas?”
Sólo para el placer de Krsna, Radha examinó Su propio reflejo. Era incomparablemente hermoso – la residencia eterna del sacrificio de amor en el cual Su frente era un dorado altar de sacrificio.
Radha le habló a Krsna en el espejo: “¡Syama! Nadie nunca Me ha decorado tan bonito como lo has hecho Tú. Realmente Tú eres la deidad que preside el adorno. ¡Hari! Has superado incluso a Mis más queridas amigas”.

Las palabras de Radha hicieron que Krsna brillara de felicidad. Había sido la consumación de un deseo largamente anhelado, el logro del cual preparó el terreno fértil para los futuros deseos que sólo Radha podía cumplir”.

 Gunagrahi Das